Estas en » Weblog de Montaña » Archivo de Relatos » Septiembre 2014 » Unas Vacaciones Diferentes
lunes 29 de septiembre de 2014, 16:27:16
Unas vacaciones diferentes
Tipo de Entrada: RELATO | 1690 visitas

Aviso a los montañeros Madteam: esto es un relato genérico acompañado de una galería de fotos acabada de publicar. Lo cuelgo aquí para que lo puedan ver los amigos. Si buscáis datos estrictamente montañeros os recomiendo que os lo saltéis so pena de quedaros dormidos... ;-)

1 de Septiembre de 2.014: ¡VACACIONES!

 

A las 8 de la mañana salimos de casa eufóricos dirección macizo Néouvielle dispuestos a subir el Pic Long, último pico que nos queda para culminar los once/doce (según donde mires) “techos” de los macizos principales del Pirineo. Es nuestro tercer intento, la méteo pinta fabulosa y vamos bien aconsejados por los compañeros del foro Madteam, como tantas otras veces.

 

Comemos en el Lac du Cap de Long y enfilamos para arriba con idea de dormir en el Col du Bugarret o en el Tourrat para mañana subir al Long. Como tenemos una capacidad asombrosa para despistarnos, al llegar al Col (Hourquette) de Bugarret vemos que aún estamos muy lejos del objetivo y como es pronto decidimos pasar al del Tourrat, primer error; retrocedemos un poco y vamos para allá sin camino alguno cual rebecos, con lo que se nos hace de noche. Plantamos la tienda y mañana será otro día... el del segundo error.

 

Al levantarnos seguimos recto hacia el Long y claro, vamos a parar al Maubic que hacemos sin ningún problema. Allí vemos a dos personas que siguen hacia el Long por la cresta, sacan cuerda y avanzan muy lentamente. Nos damos cuenta que nosotros, que como siempre vamos sin, por ahí no vamos a subir. No pasa nada, como nos dijo en su día un guía en nuestro primer tres mil (el Perdido), hay más veces que peces... Retirada y cambio de escenario, nos vamos al Néouvielle. Por la tarde ya hemos plantado la tienda en el Lac d’Oredon.

 

El miércoles el tiempo sigue magnífico y lo subimos sin problemas por la Hourquette d’Aubert bajándolo por la normal, con lo que haciendo esta circular nos hacemos buena idea de esta preciosa zona. Como para el día siguiente el tiempo ya no pinta tan bien, nos trasladamos a terreno más conocido - al valle de Pineta – para ver qué hacemos por allí.

 

Como dice el título, tenemos vacaciones así que el jueves y viernes, con una méteo más insegura nos dedicamos a descansar en el camping, comer bien y visitar un par de pueblos de la zona, que con el rollo de subir montañas a veces nos olvidamos de los valles y de la gente que vive allí.

 

El sábado subimos por el collado de Añisclo sin mucha convicción de hacer nada concreto y descubrimos una zona interesante con vivacs y agua en dirección a los Baudrimonts y según nos han dicho con opción de llegar al Perdido sin mucha dificultad. Claro que con la facilidad que tenemos para liarnos... Tomamos nota para una siguiente incursión, disfrutamos de unas vistas magníficas sobre el valle, el Balcón, etc, comemos y para el camping.

 

El domingo toca  estirar las piernas – subida y bajada al collado de Añisclo tiene su miga – y volver a recorrer parte del camino para recuperar mi cortavientos Marmot, que perdí ayer en la huida ante la amenaza de mal tiempo; ¡lo contento que te pones al recuperarlo, casi más que al comprarlo!

 

El lunes toca volver a casa, no sin parar a hacer dos visitas turísticas por el camino. No sé de dónde sacamos que había que ver Torreciudad: allí fuimos y el sitio es realmente espectacular; en cuanto al monasterio no quisiera ofender sensibilidades y diré tan sólo que da un poco de respeto por no decir miedo. La otra visita fue mucho más y divertida, visitamos las bodegas Otto Bestué que se encuentran en la misma carretera; nos trataron de maravilla y salimos de allí bien armados con unas botellitas de Somontano.

 

Tras semejante dosis de cultura volvimos a casa a prepararnos para nuestra siguiente etapa vacacional no menos interesante: la isla de La Palma.

 

Peeeero... ya se sabe, la cabra tira al monte: miras la previsión del tiempo, ves que volverá a ser perfecto en Pirineos antes de marchar a Canarias, te miras con tu compañera y dices “¿Qué tal un tercer intento al Long ahora que ya lo conocemos por todos lados?” Así que ya nos tenéis cargando el coche de nuevo; esta vez será una expedición ligera y sólo dan palo dos cosas: la kilometrada que nos volveremos a meter entre pecho y espalda y la subida desde Cap de Long hasta el Tourrat.

 

Repitiendo guión volvemos a salir de casa a las 8 y a eso de las 3 de la tarde ya estamos de nuevo con las mochilas parriba. Hoy es sábado y esta vez dormiremos en la cabecera del lago para subir mañana por el Col de Bugarret, descender, rodear el Lac Tourrat y subir directamente al collado entre el Long y la Dent d’Estibère Male.

 

Salimos poco antes que el sol con la convicción de que esta vez sí. Por si acaso, hacemos primero la Dent y así nos apuntamos otro tres mil y van 65 en los Pirineos... qué curiosos somos los humanos con nuestro afán de coleccionismo.

 

Empezamos a subir en dirección al Long pero se ha hecho un poco tarde. Poco a poco y sin querer, Mercè va perdiendo un poco de confianza y un mucho de vértigo; cuando ya llevamos como una hora enfrascados y vemos que aún queda mucho, me dice que tira la toalla. Yo por mi parte, aún me veo con fuerzas pero valoro que se hace tarde, que hemos hecho los 65 picos juntos y que si sigo solo tampoco me veo muy seguro del todo así que... a falta de unos diría que menos de 80 metros de la cumbre, nos damos la vuelta. Pero estoy seguro de que volveremos.

 

Regreso a casa y preparativos para ir a la isla más montañera de las Canarias, con permiso del Teide.

 

Hemos estado en La Palma una semana y pocos rincones nos han quedado por visitar de  la isla bonita.

 

De la playa hasta 2.416 metros en una hora y media ya dice mucho. Bosque tropical, playas – pocas – de arena negra, alta montaña, parque nacional de la Caldera de Taburiente, ruta de los volcanes, plantaciones inmensas de plátanos, clima casi tropical, gentes amables...

 

En lo que a parte montañera se refiere, destacar el bosque tropical de “laurisilva”, un pateo por la Caldera de Taburiente, verla desde arriba, es decir, desde el Roque de los Muchachos con toda su batería de observatorios astronómicos internacionales (ahí subiendo en coche) y la ruta de los volcanes en la que andamos 25 Km. muy agradables y fáciles de hacer... ¿será el entreno de andar por los Pirineos? Pocas caminatas hemos hecho tan bonitas, extrañas y sencillas. Al margen de todo esto, también hubo tiempo de rodear media isla en barco para ver delfines y ballenas en su hábitat natural y relajarse en la playa. Todo ello con un clima excepcional que durante el día, haga sol o no, nunca baja de los 26º C en lo que para ellos es temporada BAJA.

 

Y ahora toca pensar en volver pronto a la montaña...

 



Álbums de Fotos relacionados:



Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook